domingo, 21 de junio de 2015

"Pareja Educativa": Un análisis posible. III


“PAREJA EDUCATIVA”
Martín, 18 años

CONSIGNA: “Dibuja una persona que aprende y otra que enseña. Luego escribe una historia acerca de esta personas”



RELATO
“El miércoles 11 del mes de mayo el alumno se encontraba en su curso, tratando de entender lo que la profesora de historia le explica. Ellos se llevan bien ya que el alumno no discute nada y no tiene puntos de vista que los lleve a la discusión de ideas, y si las piensa no las dice, pero para la profesora es un buen alumno”.
En el dibujo,  Martín escribió sobre el pizarrón la frase: “hasta la victoria siempre” (mítica frase de Ernesto Che Gue­vara)


Análisis
Pedagogía  (Simon) es un tér­mino referido a la integración práctica de de­terminados contenidos y dise­ños curriculares, de estrategias y técnicas de instrucción y de evaluaciones, propósitos y mé­todos.
 
La enseñanza, por lo común, es reducida a transmitir habilidades e informacio­nes básicas y a santificar los cánones de la tradición cultural dominante, dice McLaren, sobre los cuales es común que los estudiantes “no se animen a preguntar”. En el dibujo y relato que construye Martín se puede observar cómo evoca el término peda­gogía asociado al proceso mediante el cual profesores y estudiantes ne­gocian y producen significados. Considera, la manera como profesores y estu­diantes se posicionan en las prácticas discursivas y en las relaciones poder-cono­cimiento.
Los pedagogos críticos consideran que el aprendizaje se da dentro de prácticas ubicadas históricamente que implican regímenes políticos del cuerpo. Estudiantes que no invierten en el conocimiento del aula, conocimiento aislado, no vivido, sin afecto, que viene a deslegitimar constantemente las subjetividades de ellos.

Todo ejercicio de poder conlleva otro ejercicio de poder enfrentado: A éste se le denominará resistencia, para diferenciarlo del primero. Acaso el dibujo de Martín no grafica este enfrentamiento?
No existe ejercicio del poder que no contenga de manera implícita lucha de resistencia. Toda relación de poder, implica en todo momento, una relación de fuerza, de intereses encontrados, de conflicto,  de resistencia.
Se impone la complejidad de la relación y la importancia que ocupan conceptos tales como: poder, ideología, experiencia, oposición y resistencia en esta producción del joven.
Entre una resistencia o una conducta de oposición, el relato expresa de manera irónica un conformismo  farsante. La no discusión salvaguarda el vínculo profesora-alumno. Los puntos de vista diferentes entre uno y otro remontan a una peligrosidad que le sugiere al estudiante no confrontar, evitar todo tipo de conflicto. Pero como en otros tantos dibujos y relatos, la resistencia está.  Esta vez, ubicada en el lugar del objeto de conocimiento, en el lugar de la teoría, del saber, en un pizarrón ha escrito la mítica frase del Che Guevara “hasta la victoria siempre”.
Percibe la enseñanza  como el medio de transmisión y reproducción de lo que Paulo Freire llama “la cultura del silencio”. A la sociedad cerrada le corresponde “la cultura del silencio”, en la que el hom­bre y la mujer están siempre presionados, imposibilitados de hablar, de pronunciar su palabra. La cultura del silencio es la manifestación del acriticismo fomentado y celosamente salvaguardado por los opresores, porque el silencio es la falta de espíritu crítico.

La resistencia es una postura emancipadora de un sujeto activo, quien  conforma sus visiones sobre el mundo a través de la reelaboración y construcción de los diferentes mensajes ideológicos a los que está expuesto en sus experiencias cotidianas, en una interacción dialéctica con el medio que lo hace adquirir conciencia como sujeto histórico, como sujeto perteneciente a una clase, a un sexo, a una raza.
Sostiene una figura enseñante identificada con el lugar del supuesto saber cayendo en una tentación narcisista.
Quizás bajo la forma de una resistencia encubierta esté demandando como estudiante interlocutar, debatir, proponer y poner a prueba eso que recibe como legado del Otro, con el fin de formar un espíritu científico, es decir, un sujeto con deseo de saber.
FUENTE BIBLIOGRAFICA
MCLAREN, Peter
GIROUX, Henry
FREIRE, Paulo


No hay comentarios:

Publicar un comentario